Alba & Santiago


Hay algo especial detrás de cada pareja. Parece irreal que toda esta magia y amor que siento por lo que hago empiece con un simple e-mail de los novios y un tiempo después me encuentre fotografiando su boda, compartiendo su ilusión por ese momento.

Podría contar miles de historias que he vivido y que muchos considerarían una locura, porque pensarían que no vale la pena hacer eso por unas fotos… Cada persona entiende la vida a su forma. Yo he tenido, y seguiré teniendo la suerte de encontrarme con esas parejas mágicas que aman hacer estas “locuras” y saben dar sentido a mi manera de ver la vida.


Sé que muchas de las parejas que hablo me han buscado sin saber que existo, y a la vez que a mi me pasa lo mismo. Pero también sé que en el momento justo nos encontraremos. Es algo que sé, porque es realmente imposible vivir tantas casualidades en cuanto a lo que hago, imposible. No sé que es lo que nos une, pero sé que hay algo que nos une. Si no, sería inexplicable tanto amor surgido de la nada.

Haber hecho miles y miles de kilómetros para mí es solo algo anecdótico, no tiene importancia. Entre otras cosas, lo que hago es fabricar recuerdos para los hijos de las parejas que fotografío, soy sus ojos. Ellos conocerán la boda de sus padres de la manera que yo la retrate con mi pequeña cámara maquina del tiempo. Es algo que me pone la piel de gallina y me llena de amor. Eso es lo que importa, para eso hago este trabajo. Amo hacer esto.

Elena & Luis – Mazagón, Huelva

Fotografo de bodas sevilla_500

Me emocioné cuando fotografié esta boda y me emociono al ver las fotos. Solo que hay que ver las imágenes de la llegada de Elena al altar. Para mí, ser fotógrafo de bodas es crear una historia con muchas imágenes emotivas. Cualquier invitado puede hacer veinte o treinta fotos aceptables del enlace, incluso hay profesionales que entregan solo el álbum. Yo sé que las parejas quieren muchas fotos para ver cada emoción y sentimiento en las fotos de su boda. Por eso trabajo así.

Huyamos de posados de novias vistiéndose o teatrillos absurdos que hagan sentir ridículo a los novios. Las parejas quieren naturalidad y realidad, su boda, sentirse ellos mismos. Hacer a la pareja posar y fingir, les pone nerviosos y solo sirve para crear un recuerdo ficticio y vacío, por eso es innecesario. Ese es un error en el que ya caí cuando empecé en esto. Por lo que cambié en cuanto me di cuenta que estaba haciendo lo que todos los demás.

bodas sevilla

Quiero contar historias reales, de personas que valoran de verdad un trabajo hecho con el corazón y quieren fotos que les emocionen. Sin ellos mis fotos no tendrían sentimiento. Sé que ellos las disfrutarán de verdad. Por que van a emocionarme en su boda con la principal materia prima de mi fotografía; su amor. No me hace falta más.

Aquí solo verás unas 150 de las 1.500 que les entregué. Con ese número es lo suficiente para que te hagas una idea de lo que allí pasó y te montes en su montaña rusa de sentimientos. Ellos las vieron desde las maldivas, en su viaje, a la semana siguiente.

fotógrafo de bodas

Después de tanta ilusión, decisiones, nervios, llamadas… todo se acaba y solo quedan las fotos de ese día para recordarlo, por eso lo doy todo y por eso disfruto siendo fotógrafo de bodas. Gracias por elegirme con el corazón y creer en mí.

Espero que os emocionen como a mí, que las disfrutéis. Un abrazo de corazón.