Rocío & José

Fotografiar una boda es fotografiar un día especial. Después de muchos años sé que hay muchos pequeños detalles que hacen que una ceremonia sea única. Por eso me gusta conocer a las parejas y darles algunos consejos para que no comentan esos errores y todo sea tan precioso y natural como debe ser.

Trabajo fotografiando a personas y emociones reales. Se trata de ser tú mismo y vivirlo de verdad… No entiendo en qué momento se ha aceptado que cuando te casas, tienes que fingir ser un modelo y sentirte incómodo y perdido delante de una cámara, no quiero imágenes superficiales. La emoción que me provoca un beso real nunca podrá ser reemplazada por ningún posado. 

Rocío y José no querían posar, querían ser ellos mismos, creo que se nota en sus fotos, están llenas de naturalidad y amor. ¡Por cierto! ¡ Han tenido una niña que es preciosa! Ella, conocerá la boda de sus padres con mis fotos… es algo que me llena de amor y me hace entender un poco más la profundidad que tiene mi trabajo. Pasé con ellos un día inolvidable, rodeado de amigos, y me fui de allí con mis cámaras llenas de pequeños tesoros que les acompañarán toda la vida. 🙂

Un abrazo a todos, disfrutad de las fotos y seguid vuestros sueños, ellos saben el camino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *